Invitación del Cronista

Como cronista, te invito a conocer a esta pequeña población de 1600 habitantes que pretende  introducirse en esta ventana de la información para establecer un vínculo con los internautas interesados en nuestra historia, actividades culturales y sociales, costumbres, gastronomía, topografía, etc.

 

Enclave: A siete km. de la Ciudad Ducal (Gandia); está asentado en las faldas de la sierra de Ador, con lo que las posibilidades de ofertas de ocio y tiempo libre son amplias y muy atractivas. Su privilegiada situación y la red de caminos rurales (antiguas sendas romanas de l’Alfás, transformadas en caminos el pasado siglo) como también las variadas rutas boscosas montañosas, permiten la práctica del senderismo. Un enclave a visitar: la font del Sister.

Historia: Muy interesante, documentada, exhaustiva, amplia información bibliográfica y una profusa secuencia de imágenes fotográficas; les recomiendo la consulta de “ADOR: geografía, història, patrimoni “, y con su autor Abel Soler  recorreremos todos los recovecos de la historia local. Si nuestros ancestros se remontan al siglo XIII (Jaume I), es obvio el interés por profundizar en nuestra historia y lógicamente, su estudio: “La fundació o donació de les terres i les cases d’Ador tingué lloc el 19 de maig de l’any 1240, i consta així en el Llibre del Repartiment”.

Trabajos arqueológicos realizados en diferentes épocas, permitieron descubrir, entre otros, una lápida romana (51x34 cm.) con la siguiente inscripción: NVMISIVS / N.FILIVS / nNVMISIANVS. La cronología se corresponde a la primera mitad del siglo II dC. Otros hallazgos: un horno de cerámica ó “hipocaust” (sistema de calefacción de una villa romana de Raconc). Un lacrimatorio, lámparas, un molde para fabricar ídolos y varias monedas de cobre (gordianas, gallenas, cosntantinas, augustas, etc.), ánforas romanas y vinajeras, etc.

En la carretera a Villalonga, donde atraviesa el barranco de Navesa era visible hasta hace poco un enorme depósito íbero-romano, que serviría de almacén de grano en aquella época.En el subsuelo de la iglesia (Santa Maria de Ador, siglo XVI) han aflorado cerámicas del siglo X-XII que testimonian la existencia de la qaryat ad-Dawr en época del califato y los taifas. En las excavaciones arqueológicas realizadas en 2001, aparecieron unos enterramientos identificados como  sacerdotes de edad mediana, y unas aceiteras (de aceite sagrado).                                                       

 

A tiro de piedra de la población (ya en término de Palma), en la propia sierra de Ador,  se localizan las pinturas rupestres esquemáticas que decoran el abrigo de la Penya Rotja. Aparecen figuraciones de arqueros al más puro estilo que los expertos califican como “art llevantí” (6.000 aC). De los vestigios que aún quedan en pie (a duras penas), pero de propiedad privada, destaca la    casa de l’Alfas (siglo XVI), más tarde transformada en factoría sedera; aún conserva elementos que los expertos consideran de fácil reconstrucción.  

Recomiendo acercarse a la explanada de la ermita (de San José, con una campana de 1654), a la que se accede en zig-zag entre cipreses. Se divisa un extraordinario panorama que alcanza al mar y a  buena parte de las poblaciones de la comarca de la Safor. Se le conoce por “el balcón de la Safor”.

Otra zona privilegiada atrae la atención de quien nos visita: el hermoso valle presidido por la casa de la Canaleta (de propiedad privada), lugar de encuentro y celebraciones “pascueras” de nuestros antepasados. Un recorrido a través de la “llenca plana” nos conducirá hasta la “font del Sister”, enclave muy apreciado y que figura en todos los manuales del buen senderista.   

 Tradiciones. En la segunda semana de agosto se concentran la mayor parte de las actividades  en las que se involucran los colectivos locales.  Los jóvenes con su  participación activa en los desfiles de “moros y cristianos”, dan realce a una fiesta antiquísima que estaba en peligro de extinguirse. El “tío de la porra” es un atractivo y multitudinario desfile de disfraces anunciando la proximidad de las fiestas que la localidad dedica a sus Patronos.  Previamente, la semana cultural, cumple más de una década de éxito de participación ciudadana, y en la que, especialmente los niños, son los principales protagonistas en su desarrollo.

  Durante cuatro días se celebran los actos en honor a sus patronos locales, en los que destaca la “putjá” y “baixá” del Cristo del Amparo desde la ermita en donde se venera la imagen. El aspecto lúdico y de ocio, es otro de los atractivos de las fiestas: el fuego que transportan “endemoniados” personajes (correfocs), a través del entramado de callejuelas del pueblo. El estruendo de “les mascletaes” del mediodía. El deporte, representado por las disputadas partidas de pelota valenciana en su modalidad de “raspall”. Los castillos de fuegos de artificio, que cierran cada uno de los días festivos.     
 

La propia huerta y el “mercadillo de los miércoles” abastecen suficientemente de productos frescos y naturales con los que condimentar los platos que, tradicionalmente, se elaboran en nuestro pueblo.El “arrós al fo” y variados arroces con verduras (también la paella, naturalmente), casi son de consumo diario. El “puchero” es otro de los platos que se reservan para las ocasiones. La repostería tiene una especial preponderancia en los días próximos a las navidades. Se elaboran muchas de las pastas que se consumen preferentemente en las épocas Invernales: “els pastissets de boniato”; la “coca de pansa i anou”; els bunyols de carabassa” Un producto “estrella” de la época (ya en el olvido) era el “torró de gat”, cuyos dos ingredientes básicos eran las palomitas de maíz y la miel (Ador era el segundo pueblo apícola de la comarca).

 

                                                     

 

 Tomas Mascarell, Cronista de Ador

Adjunts

Formulari de cerca

Dl Dm Dc Dj Dv Ds Dg
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31